- Hide menu

El chico chips y la ultratecnología

Buenos Aires (Argentina) Octubre – Diciembre  2011.

El video El chico chips y la ultratecnología, tiene dos aspectos: realidad y ficción. Uno es la oscura y brillante realidad de un chico de clase baja de la ciudad de Buenos Aires; y el otro, el mundillo del arte, un lugar que en la actualidad ya no ocupa la función de otros tiempos. Un lugar aséptico, higiénico y desafectado. Mientras tanto, el chico chips nos muestra un lugar sucio, orgánico y vivo, penetrado por los remanentes de la cultura del desecho.

Se trata de una oposición entre una vida particular frente a un modelo frío y cuantitativo que es el mundo del arte. Una relación creativa frente a una estrategia absolutamente alejada de cualquier relación con el afecto. Y esa misma dialéctica es la que en cierto modo también se encuentra detrás de la confrontación entre el mundo del arte y la realidad, los dos universos paralelos tratados aquí. El chico chips está ultratecnologizado, pero cuando los universos entran en contacto y trabajan en conjunto, esa tecnología avanzada se ve necesitada de la experiencia humana.

En el fondo, Mariokissme nos presenta una dialéctica entre cuerpo y tecnología, real y artificial, y con una apuesta al final por un modelo de tecnología sucia. Una tecnología que es también una tecnología nostálgica que abre el pasado al presente a través del recuerdo y la afectividad del artista. Recuerdos y memoria que se encontraban sepultados en una especie de catacumba del arte contemporáneo que es el laboratorio del chico chips. Ese laboratorio es un lugar entre dos mundos. Un lugar avanzando y un lugar arruinado, pero que son iguales y  nunca sabemos en cuál de verdad estamos. Un espacio que es casi un cementerio. Una ruina contemporánea. Una ruina que, sin embargo, ahora ha vuelto a la vida.

Es curioso que el video que supuestamente nos muestra la potencia tecnológica del sujeto contemporáneo y que está amparado por los medios más precarios, en el fondo acabe aludiendo a ese sentido mercadológico del arte, como si en el mundo en el que nos encontramos, lo único que realmente explicase y diese sentido a las cosas se encontrara más allá de lo humano.

Mariokissme regala voz al chico chips. Un individuo concreto, el hijo de la ultratecnología, que es en realidad el origen de todas las perturbaciones espacio-temporales-conceptuales que suceden en el arte contemporáneo.

Texto por Marcus Vinícius

* El video El chico chips y la ultratecnología ha sido producido en el marco de mi residencia artística en La Paternal Espacio Proyecto y en presentado Casa13.

{list}